Los problemas de la articulación de la mandíbula – Dolor de la ATM

Los problemas de la articulación de la mandíbula – Dolor de la ATM

¿Qué es la ATM?

La ATM es el acrónimo de Articulación Temporo-Mandibular.

La mandíbula (el maxilar inferior) está unido al cráneo por dos articulaciones a ambos lado de la cabeza. La articulación está constituida por el cóndilo mandibular y una fosa donde se aloja este cóndilo. Entre medio hay un menisco (como en la rodilla) que facilita el correcto funcionamiento de esta articulación. Adicionalmente existen músculos, vasos sanguíneos, nervios, ligamentos y pequeños tendones que hacen que está articulación sea muy compleja y cualquier alteración o problema de ATM pueda generar mucho dolor.

Ortodoncia Friedländer Barcelona trastornos de atm articulación mandibula

Ilustración de la ATM

Síntomas y zonas afectadas por problemas de ATM

Las alteraciones de ATM pueden provocar dolores intensos en cualquier parte de cabeza y cuello, incluso hay profesionales que creen (posturólogos) que la inestabilidad articular puede afectar la postura de la cuerpo entero.

La sintomatología más habitual es dolor en o alrededor de la oreja, dolores de cabeza y cuello, dolor que se activa al tocar una zona en concreto de la cara (punto gatillo). En ocasiones podemos ver limitación de los movimientos mandibulares y limitación de la apertura de la boca, dolor y rigidez muscular; y dificultad y dolor con la masticación. Uno de los síntomas frecuentes es que existe una alteración del cierre de la mordida.

Terapias para tratar los problemas de ATM

Una vez estudiado el caso en profundidad, el tratamiento vendrá determinado por el problema que presente el paciente de su gravedad e intensidad. Al ser una articulación compleja con muchas estructuras tenemos que realizar un diagnóstico correcto de que estructura está afectada, por ejemplo: el dolor muscular tendrá un origen y un tratamiento diferente que un dolor de ligamentos o un dolor por compresión del paquete nervioso

En casos de dolor agudo se puede tratar el dolor con antiinflamatorios o una infiltración con anestésicos locales y a veces corticoides para bajar la inflamación de manera inmediata. Este tratamiento puede ir acompañado de tratamiento físico como aplicación de frio o calor , masajes, estiramientos y ciertos ejercicios.

Un tratameinto complementario muy útil es el uso de TENS (electroestimulación de los musculos) para relajar la musculatura y eliminar el dolor.

Como tratamiento a largo plazo, podemos pensar en un tratamiento de ortodoncia para conferir una buena mordida con la articulación colocada en una posición correcta y estable. Una placa de descarga nocturna permite relajar la musculatura y proteger los dientes frente al bruxismo mientras el paciente duerme.

Para más información consúltanos llamando al teléfono 93 832 72 81.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *